miércoles, 27 de mayo de 2015


BAILEMOS


Una vez más te elijo, noche, como  compañera.
Déjame que te tome la mano para que, juntos, bailen mis pensamientos y tu silencio mientras fijo mis ojos en tu vestido negro.
Hoy, tu rostro suena a balada y tus brazos son débil aire que inspiran sueños mientras me abrazan.
Hoy, nuevamente, vuelvo a sentir que nuestros suspiros se besan; los que nacen de mi corazón, rendido a tus encantos, y los que brotan de esa luna, embelesada cuando alguien la contempla.
No apresures tus pasos; deja que duerman las horas mientras suena esta silenciosa música que nace de nuestras miradas.
Seamos pasivas flores  que se recrean en esa lluvia donde cada gota es un beso que las enamora.
Seamos destellos de luz que cruzan el cielo dejando que su estela flote para iluminar los mortales sueños.
Así, tú y yo, noche y humano, hagamos que, en este momento,  seamos como esas estelas que flotan en el agua y se dejan llevar por las olas; sean, tu etéreo cuerpo y mi espíritu, centellas fulgurantes paseando entre estrellas.
Sé que la aurora me robará tu mano; que solo quedarán, de ti,  jirones cuando tu vestido negro sea, por las luces del amanecer, desgarrado; pero en ese instante en el que te disuelvas, una parte de mi alma se inmolará contigo y esperaré a que transcurran las horas hasta que, ambos, resucitemos.
Y cuando llegues de nuevo, dejaré que tus brazos de aire me inspiren sueños mientras suena esa balada y se abrazan mis pensamientos y tus silencios.

Abel De Miguel Sáenz
facebook: Abel de Miguel fraguadeversos

No hay comentarios:

Publicar un comentario