jueves, 4 de junio de 2015


NATURALEZA VIVA


He querido vestirte de naturaleza y contemplarte bajo su aspecto.
No he encontrado los suficientes atributos que te definan, pero lo he compensado con el sentimiento que cada uno de ellos encierra.
 Y fruto de este loco deseo por verte en lo que me rodea, han surgido estas letras:
La amapola abría sus pétalos cuando tus labios se despegaban.
La luz que flotaba en la cima a las primeras horas del alba, buscó refugio en tu cuerpo y, al sentirla, parecías girasol que se rindiera.
La luna pedía paso cuando asomaba tu rostro entre la noche de tus cabellos y, al frente, tus ojos como pléyades divinas.
Sobre ese mar en calma que era tu mano, nacieron cinco alegres olas cuando la abrías.
Todo, en ti, es naturaleza viva y quiero pedirte permiso para adentrarme en ese bosque, llegar a ese claro de luz, que es tu alma, y respirar el puro aire que nace de ella.
Allí, en las misteriosas entrañas de tu ser, desenterraría estos encendidos secretos que me consumen y los extendería sobre el cárdeno atardecer de tu corazón.
Allí, esas lágrimas, fugitivas emociones que nacieron al pensar en ti, serían niebla que muere ante la luz que te cubre y se vestirían de risueño alba.
Porque si dejé colgada mi esperanza en las melancólicas ramas de un sauce que custodiaba mi soledad de amante, hoy he visto tus pensamientos y me parecen lianas de ilusiones que se me ofrecen para que las escale.
Al pasear por la blanca arena de tu piel y respirar su aroma, he sentido que se ventilaban esos aires que llegaron a asfixiarme; he notado que, de sus mudas arenas, nacían palabras.
Sí, al acariciarte, he creído tener entre mis manos esa caracola de mar que deja voces de infinito.
Bien comprenderás que me cueste salir de esta postal, en la que tú y la naturaleza os fundís para compartir vuestros encantos.
Pero no saldré, porque aunque vuelva a este mundo, siempre te amaré como si fueras naturaleza viva.

Abel De Miguel Sáenz
facebook: Abel de Miguel fraguadeversos


No hay comentarios:

Publicar un comentario