miércoles, 1 de julio de 2015


COMO UNA MAREA


“¿Dónde  están esos motivos que me llevaron a podar el resto de los sueños, a quemar ilusiones transitorias, a cambio de que tú fueras la única ilusión y sueño, la única madreselva que cubriera de esperanzas mi vida?
Solo pido aquello que un día descubrí y que un traicionero olvido me ha robado.”
Ignoras estas letras. y no puedes recordarlas porque nacieron hace un año, en un momento en el que sentía que todo mi mundo se derrumbaba, y nunca vieron la luz por miedo a que las leyeras, a que descubrieras  mis sentimientos, que vivían bajo el temor de no ser correspondidos.
Preferí que fuera el tiempo quien las enterrara, pero ahora las resucito porque he vuelto a sentir que tu pensamiento vuelve a rozar mi alma.
Eres marea que trae tranquilas y placenteras olas, y cuando marcha deja el poso de un agradable sueño.
Y yo soy ese niño que, apostado en la arena, deja sus colorines pensamientos flotando sobre las aguas.
Y me parece ver tu sonrisa entre esas serpientes de luces cristalinas que el alba dibuja sobre el mar; y creo que tus labios dejan mi nombre en la arena cuando esas tímidas olas mueren en ella bajo el dulce eco de su última voz.
Y cuando la luna deja su sello de plata en las oscuras cuevas del mar, entonces, todo mi ser se vuelve un loco palpitar.
Pero hay otros momentos en los que te difuminas y solo veo la desnuda naturaleza.
Y son aquellos en los que una espesa niebla cubre las aguas con su mortaja de nubes; o aquellos en los que el mar se encuentra indispuesto y solo ofrece olas que se rebelan con un grito en el aire.
En esos instantes es imposible que te encuentre porque tu paz no cabe en ellos.
Ahora te recuerdo porque es la hora del alba, pero sé que este mismo mar me enterrará tu pensamiento.
No importa.
Yo seguiré siendo ese niño que, apostado en la arena, deja sus colorines pensamientos flotando sobre las aguas, esperando que tú seas ilusión y sueño, madreselva que cubra mi vida,  de esperanzas.

Abel De Miguel Sáenz
facebook: Abel de Miguel fraguadeversos


No hay comentarios:

Publicar un comentario