jueves, 9 de julio de 2015


DOLORES GOZOSOS



Y son aquellos que, aunque duelan, encierran una esperanza que hará olvidar ese sufrimiento.
Son aquellos por los que estamos dispuestos a pisar su tierra, a cruzar sus caminos, porque al final de ellos nos espera una luz.
Y si hubiera que ponerles rostro, me asalta un abanico de lágrimas que acaban en sonrisas.
¿No es dolor y dicha el de la parturienta madre que sufre en el momento que da una vida?
¿No son lágrimas que curan las heridas dejadas por el tiempo las de ese corazón enamorado que divisa a lo amado tras años de ausencia?
Y he visto cómo en recias, casi insensibles, pieles de almas se despertaban los sentimientos, se erizaban por la emoción, cuando unos infantiles ojos dejaban sobre ellas la mirada del hambre.
Esa cruz, que dibujaba la sombra de la muerte en un inocente,  despertó, resucitó un corazón dormido que le devolvió la vida a quien la  perdía.
¡Y cuántos sufrimientos nos hace pasar el miedo, hijo bastardo del ciego amor, porque tememos, al pensar en quien amamos, no ver una sonrisa en su rostro!
Ese temor por ver sufrir a quien llena nuestra vida es como la eterna espina que acompaña al rosal; pero esas espinas esconden esperanzas e ilusiones, sueños y alegrías, que transforman esa angustia en bella flor.
Sí, aunque el temor asome sus oscuras alas sobre nuestro corazón, es tal la fuerza del amor que las acabamos vistiendo de luces, acabamos esperando lo mejor.
¿Acaso no llora la propia naturaleza, cubre su rostro con el negro velo de las nubes y sus melancólicas lágrimas de agua nos hacen pensar en tristes pasajes de nuestra vida?
Pero ese mismo llanto es la causa por la que esa misma triste tierra dibuje, poco después, la más bella sonrisa de luces y colores que nos contagia de ilusiones y hace olvidar esas desdichas.
Habrá rancios dolores que cueste olvidar, pero hay otros que no son tales aunque asomen lágrimas y pesares, pues los llantos que nos arranca el amor son espinas de una alegría mayor.

facebook: Abel de Miguel fraguadeversos

No hay comentarios:

Publicar un comentario