lunes, 20 de julio de 2015


UN SUSPIRO ES SUFICIENTE


Regresaste a mi volátil memoria  como uno de esos rayos que el sol deja perderse entre las nubes avisando de que no ha muerto.
Acaricié tu recuerdo y respiré ese aroma que se asocia a una imagen, escuché esa canción que evoca  un momento inolvidable y vi ese paisaje que me llevó a besar esos días que compartimos.
Quedó, mi corazón, envuelto entre sentimientos de seda que no paraban de resucitar nuestra historia.
Pero no sé por qué hablo en pasado si lo sigo viviendo.
Tal vez sea un afán por acumular lo bello y sumarlo a lo que ahora siento, aunque ya me sentiría pagado por el hecho de poder seguir suspirando cuando te pienso.
Hazme un espacio en un rincón de tu vida; no importa que sea en la penumbra, en esa parte difusa donde los recuerdos son mareas que vienen y se alejan.
¿No es, acaso, más dichosa una imperceptible gota de mar por ser parte de él, que quien lo cruza entero una sola vez, pero lo deja atrás?
Pues yo soy feliz con solo respirar los aires de tu sombra, conque mi alma pise el paraíso de tu memoria cuando mis ojos no te alcanzan.
Y sigo mezclando lo vivido con lo que vivo sin atreverme a que participe en esta danza aquello con lo que sueño.
Porque si diera cabida a lo que el futuro dibuja en mis pensamientos, entonces sería locura.
Y esa llama, que enciendes en mi pecho, pasea su luz por el vergel de mis emociones y aunque la cubra esa marea que huye con los recuerdos, no muere.
Seguirá iluminado tu rostro, tus gestos, tus sonrisas, tus sentimientos, porque más allá del pasado, de lo que vivo y de lo que espero, por muy feliz que sea, nada es comparable al hecho de poder seguir suspirando cuando te pienso, cuando mis ojos no te abarcan, cuando te siento.


facebook: Abel de Miguel fraguadeversos

No hay comentarios:

Publicar un comentario