miércoles, 18 de noviembre de 2015

ETÉREOS Y REALES


Este momento que la vida nos reserva, mi alma lo convierte en elegido junto a aquel en el que te juré mi amor y te entregué mi vida.
Aquí y ahora, al cobijo de esta noche, quiero decirte que te quiero; y lo hago porque quiero que en cualquier rincón del mundo donde nuestras manos y miradas se crucen o lo hayan hecho,  quede el sello de este momento en el que basta con mirarnos para saber que nos amamos.
Sean el hoy y el ahora una excusa para que nuestros corazones claven en ella una pica más de nuestro amor.
Sí, ya sé que la entrega más apreciada es la silenciosa, pero también es bonito vestirla de palabras. Necesito que la noche oiga esas voces calladas que hablan en mi alma.
Quiero, lo deseo, que este momento se convierta en uno de esos que, al recordarlos, nos dibuje una sonrisa mientras nuestros ojos se buscan diciendo, en silencio, que se aman.
Y mientras esta blanda música desciende por las laderas de nuestros labios y atraviesa  nuestros pechos hasta morir en los corazones, esperamos, como noche que espera a la luna, que pase el tiempo y regalamos nuestros pensamientos a esas cristalinas aguas en cuyo fondo duermen nuestras almas.
Sentiremos que nuestros secretos están a salvo, pues si alguien se acerca ya se encargará el aire que nos rodea de hacer sonar su hueca voz.
Jamás nos ha fallado y así lo seguirá haciendo.
Vuelan los días con su racimo de doradas luces sobre la laguna de nuestros sueños regándolos de paz.
Seamos felices saboreando estos manjares, como el amor y el silencio, en nuestra intimidad.
Hagamos de ellos un paseo en el que, cogidos de la mano, nos transformamos en espíritus amantes que respiran sueños y son felices solo con soñarlos.
Y según escribo, pienso que todos estos pensamientos igualan en felicidad a los hechos.

Vivimos en un mundo tan onírico como inmaculado; tan cristalino como las aguas de esa laguna que forman nuestros pechos, en los que duermen nuestros sueños reales y etéreos.

Abel De Miguel Sáenz
facebook: Abel de Miguel fraguadeverso
s

No hay comentarios:

Publicar un comentario