miércoles, 23 de diciembre de 2015

CITA CON EL MAR


Cae la tarde y esos labios de arena que custodian al mar, se llenan de silencio.
Desiertos, duermen arropados por el aliento de su amante y así, solitarios, esperarán una nueva tarde para que se repita la misma historia.
Es en esos momentos, en los que el mar y la tierra se encuentran y respiran intimidad, cuando el celestino viento transforma las olas en recios castillos y las dota de voz, voz que convoca a los corazones ansiosos de sentir el infinito.
Resuena en el cielo su estremecedora llamada y una sombra avanza sin hacerse esperar y se detiene en la orilla.
No has podido evitarlo.
Has sentido que esa eternidad que gritaba en tu pecho encontró lo que le faltaba en el grito del mar.
Te has visto arrastrada por ese embrujo marino que te acompañó al nacer y al que nunca podrás olvidar.
El mar lo sabe, sabe de tu amor por él, y se viste de gala para esta cita de idilio.
En el primer cruce de miradas contemplas su piel azul decorada con breves destellos  por unos rayos furtivos que son pequeños besos de luz destinados a ti.
Vuestras pieles se erizan; las de él, al sentir tu mirada; la tuya, al sentir que tus entrañas se llenan de la suave brisa de su aroma.
Se pierden tus ojos bajo ese palio de nubes que enmarcan el horizonte y, allí, entre el azul del cielo y el azul del agua, vuelan tus sueños, dejas en el aire tus pensamientos  y se pierden tus secretos como se pierde, en la oscuridad, un beso de la luna.
Y sucede lo inevitable: de tu corazón huyen suspiros que se ahogan en el corazón azul del mar.
Él te dio la libertad; sus paisajes, vocación soñadora;  morirán los años, huirá el tiempo, y en las tardes llenas de silencio las olas seguirán besando esa orillas desde la que tú esperas.
Y el viento volverá a llamar, desde la atalaya de las olas, a los corazones ansiosos de infinito; y allí estará tu espíritu, anclado en sus fondos eternos, esperando esa cita de idilio a la que no te podrás negar, porque tu alma y corazón quedaron atados al mar desde el día en que nacieron.

Abel De Miguel Sáenz
facebook: Abel de Miguel fraguadeverso
s

No hay comentarios:

Publicar un comentario