miércoles, 27 de enero de 2016

RESPUESTAS UNIVERSALES


Dime si aún resuenan en tu pecho los ecos de esos felices días que nacieron en tu alma, cuando una línea blanca cruzó tu corazón y conociste, por primera vez, el valor de la alegría.
Dime si, hoy, sigue siendo virgen morada, de ilusiones y esperanzas, y si aún sientes que el tiempo sigue durmiendo en esas horas de las que te hablo.
¿Sigues sintiendo, al recordar esas incendiarias palabras, como si una corriente de aire te fuera renovando la vida hasta el punto de que cuando se apaga ese recuerdo, sientes que te asfixias?
Si sigues escuchando el lejano eco de esa voz que te convirtió en cautiva; si aún se dibuja, en tus labios, una tímida sonrisa cuando, rodeada de silencio, aflora un pequeño recuerdo de ese momento vivido, entonces, es que no has salido de ese gozoso cautiverio.
Y digo “gozoso cautiverio” porque yerra quien crea que el amor ata la libertad del “yo”, que le corta las alas y le impide hacer sus propios vuelos.
No, porque el mero hecho de amar, de sentir el roce de ese sentimiento, da tal felicidad que uno se olvida de sí mismo; es más, no concibe que pueda existir la alegría fuera de lo amado.
Perdona si soy yo quien respondo, pero estas universales preguntas hallarán, en cada corazón, universales respuestas.
Y sí, yo sigo viendo esa línea blanca y cómo la cruzan aquellos recuerdos que me ofrecieron la alegría y siguen dibujándome, en silencio, una tímida sonrisa.
No escucho el latido del tiempo: sigue durmiendo en ese día en el que todo se hizo nuevo.
Y sigo siendo cautivo, feliz prisionero, de esos ojos, que no me cortaron las alas, sino que las unieron a las suyas para emprender un nuevo y eterno vuelo.
Perdona que sea yo el que responda, pero dime ¿sigues sintiendo….?


Abel De Miguel Sáenz
facebook: Abel de Miguel fraguadeverso
s

No hay comentarios:

Publicar un comentario