domingo, 18 de diciembre de 2016

LÁGRIMAS FURTIVAS


Me delataron unas furtivas lágrimas que el corazón no fue capaz de contener; emociones que dejaron al desnudo mi alma y retrataron unos sentimientos que nunca murieron porque siempre tuvieron sueños o esperanza.
Aún recuerdo ese momento en el que una invisible luz traspasó mi pecho y dejó, en él, todos esos recuerdos e ilusiones que, al evocarlos, pintaban un paraíso en mi vida.
Podría, ahora, recorrerlos uno a uno, pero ¿qué sentido tiene recordarlos cuando ya son realidad, cuando al mirarte a los ojos y encontrar ese amor buscado ya puedo tocarlos?
Así que viajaré por el mar de tu mirada y, allí, los iré rescatando y besando como quien encuentra ese cielo que le animó a seguir viviendo.
Y mis lágrimas serán felices náufragas entre las azules aguas de tus ojos; que no quisieran ser rescatadas, sino morir en ese plácido mar que ilumina tu rostro y enciende, en el mío, luces que anuncian un milagro.
Y una de ellas, la que nació cuando tus labios me dejaron el sello del primer beso,  se adentró en tu corazón, alteró tu plácida mirada y arrancó, de ese mar en calma, una pequeña ola vestida de lágrima.
Sí, tú también sentiste lo mismo, tú también escuchaste esa  voz nacida del alma que ordenó a las emociones que resucitaran.
Otra, la que vio la vida en nuestro primer baile, cuando nuestros cuerpos parecían estrellas que se movían, lentamente, alrededor de la luna, dejó el eco de esa música en tus azules ojos, los cuales empezaron a moverse, como si buscaran esa balada, hasta que se dibujó, sobre ellos, una leve niebla de emociones que acabó por vencerlos.
Y, nuevamente, en los dos, volvieron a surgir aquellas mismas silenciosas lágrimas que coronaron ese encuentro en el que la luna nos brindó sus brazos y la noche, su música.
Así, una a una, puedo recorrer ese universo de sentimientos que me invade cada vez que tus ojos asoman en mi corazón; puedo palpar recuerdos y emociones sin importarme que unas furtivas lágrimas me delaten y dejen desnuda mi alma.
. 
Abel de Miguel

Madrid, España

No hay comentarios:

Publicar un comentario