viernes, 23 de diciembre de 2016

UN DÍA ESPECIAL


Si algún día  perdiste la esperanza, si hubo un tiempo en el que sentiste que la vida te  cerraba sus caminos y tú creíste que te abandonaba, si alguna vez pasaste por ese trance, hoy es el momento que Dios preservó para curar esas heridas.
Pues bastará que una simple mirada perdida, de esos ojos que buscan una paz interior, se clave en un Niño, para que tu alma se emocione, tu corazón sonría y se derrumben los temblorosos pilares de las dudas.
Sí, hoy, el mismo Dios que te ocultaron las sombras de la vida se hace cercano, se pone al alcance de tus manos, se hace pequeño para que tus labios lo abarquen con un beso, se hace tan humano que creerás que todo es sueño.
Pero no; ese niño es el mismo Dios al que apelamos en las necesidades o el que nos roba una agradecida mirada cuando  un milagro ha rozado nuestras vidas.
Hoy lo tenemos más fácil.
Hoy, una mirada silenciosa y enamorada a ese Dios hecho niño, será suficiente para que mueran las dudas en tu alma y sientas que el Cielo está muy cerca.
¡FELIZ NAVIDAD!
.
Abel de Miguel

Madrid, España

No hay comentarios:

Publicar un comentario