viernes, 13 de enero de 2017

HABITANDO EN TU SILENCIO


Son innumerables los rostros bajo los que se presenta ese  momento en el que el corazón siente, el alma piensa  y el mundo se calla para que salgan de sus rincones esos sentimientos que necesitan un poco de silencio para tener vida.
Bien sabes que desde el instante en que nos entregamos las nuestras, el más insignificante sentimiento sería compartido y vivido como si fuera propio; por ello, déjame que habite en esa parte de tu mundo en la que alma y corazón se visten de silencio.
Aun aquel que invade tu descanso quisiera compartirlo, y estar allí recogiendo el tímido aire que liberas cuando duermes, contemplando los sueños que nacen y suspirando por ser, yo, parte de uno de ellos.
Pero si fue el dolor quien ahogó la voz de tu corazón y prohibió a tu alma que hablara encerrándolos en la cárcel del sufrido silencio, entonces, también allí estaré dejando que mis lágrimas pongan voz a tu dolor y mi consuelo rompa tu presidio.
Pero si hay un silencio que enciende mis emociones y las trasciende, es aquel que nace en tus paseos, esos en los que tu cuerpo se viste de alma y va dejando una espiritual estela en esa Naturaleza con la que se cruza tu mirada.
Lo respetaré como si mis ojos contemplaran algo sagrado, pero formaré parte de él habitando en el aire que te envuelve,  ocultándome en ese cielo que te  imanta, vistiéndome de hierba, de flor, de campo, de todo aquello que te robe un pensamiento y te regale esos momentos de la vida que se saborean en silencio.
Pero como nada es eterno, como todo caduca, llegará un día en el que sean las propias vidas las que guarden silencio. Llegado ese momento, bien sabe Dios que mi corazón habitará en tu tumba y que mi alma hará guardia sobre ella para que ese doloroso silencio, que se llama olvido, ni se asome ni tenga cabida.
Pero volvamos a la vida, a esos instantes que nos roban una lágrima, una sonrisa, un suspiro, un deseo o un sueño. Déjame que vuelva a vivir en los rincones de tu pecho,  aquellos en los que se fraguan los más íntimos sentimientos, y permíteme que los vele y contemple…en silencio.

Abel de Miguel

Madrid, España

2 comentarios:

  1. Bellísimo...sin palabras. Es precioso el contenido de tus letras y bello el amor que en ellas se refleja. Mi enhorabuena Abel por tan bella composición. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito el texto lleno de sentimientos que afloran a leerlo , me ha gustado mucho , gracias por compartirlo enhorabuena.
    Feliz fin de Semana ...Saludos.

    ResponderEliminar