domingo, 16 de abril de 2017

VIERNES  SANTO



Son  las tres del mediodía.
Tiembla  la tierra como si le hubieran arrancado el alma o herido el corazón y lanza un  estremecedor grito llamando a las sombras, para que sean dueñas y roben la vida del Sol.
El aire se llena de lamentos, de confusos alaridos en los que se funde la tragedia y la desesperación.
Golpes de pecho que dejan un dolorido eco que suena a castigo; mientras, un furioso viento envuelve y mezcla todos esos sentimientos que nacen de una injusta tragedia.
Esa misma tierra que está saboreando la muerte abre los oscuros rincones de su vientre y resucita aquellos cuerpos y almas que esperaban la Vida.
Y en medio de este holocausto en el que unas almas, aterradas, huyen y otras, felices, buscan el Cielo, se dibuja, en la cima del Calvario, una cruz: la del Cristo Nazareno.
La cabeza, inclinada, descansa sobre un pecho que siente la soledad de un corazón muerto y la ausencia de un Alma que se ha ido al Cielo.
Su cuerpo, hace un instante, tembloroso, ya descansa de su sufrimiento.
La sangre, aún caliente, resbala sobre una piel, o lo que queda de ella, que ya no siente las heridas.
Cristo ha muerto y, poco a poco, se hace el silencio.
Solo resuenan aislados llantos, pisadas que se retiran con la conciencia herida, la fría y metálica voz de las armas que recogen los romanos; hasta aquellas triunfantes sonrisas de los fariseos labios asoman dubitativas y con cierta vergüenza.
Los hay que no quieren volver la vista al cruel escenario; los hay que no ven lo que miran porque el dolor les ciega; y los hay, como María, que no apartan sus ojos del Hijo aunque una espada le esté traspasando el alma.
¡Qué lejos queda esa anunciada esperanza de la Resurrección!
En medio de ese humano dolor, no hay corazón que lo resista ni alma que vea, en el Cielo, a ese crucificado Dios; salvo la de María, aunque sea presa del materno dolor.
Pero hoy solo es día de masticar ese silencio que deja la muerte de Dios.
Sí, llegará el momento que haga olvidar, comprender, esta tragedia, pero, hoy, también mi alma la ocupan las sombras y suena, en ella, el confuso eco de una conciencia herida, de gemidos, de lamentos, de suspiros, de tragedia, de...
Y en medio de este holocausto, se dibuja, en la cima del Calvario, una cruz: la del Cristo Nazareno.
Cristo ha muerto.

Se hace el silencio......

No hay comentarios:

Publicar un comentario