sábado, 23 de septiembre de 2017

DONDE NACE Y MUERE LO AMADO



Cada mañana, se acercaba a la orilla del río. En su semblante se reflejaban las sombras, recién fallecidas, de la noche y las blancas luces, recién nacidas, del alba. Su rostro era la expresión no solo del ciclo del cielo, sino de las enfrentadas emociones que habitaban en su corazón.

Ese lecho de agua, que visitaba con sagrada periodicidad y puntualidad, era, para ella, un nido de sueños y tormentos en el que sintió, por primera vez, que alguien le robaba el alma, que las emociones se agruparon en su pecho, pero también era el mismo escenario en el que sus labios dejaron, por última vez, el eco de un beso en el aire.

Allí fue donde nació y desapareció lo amado, donde los suspiros y los gemidos se agolpaban según el recuerdo que naciera, donde la vida se tornaba en radiante amanecer o lóbrega noche; allí, su alma quedó enterrada entre rosas y espinas.

Por eso visitaba ese lugar como quien deja unas flores sobre la tumba de a quien nunca se olvida, o como quien se acerca a revivir el momento más glorioso de su existencia.

Entre sus finos brazos llevaba un cántaro de fresca loza, recién parida por la tierra, que abrazaba como quien toma, entre sus manos, una promesa de eternidad. En ese pequeño molde cabían todas las lágrimas, suspiros, esperanzas y sueños que nacieron, y nacían, desde aquel día.

Siempre cumplía el mismo rito.

Se sentaba, dejaba la reliquia de barro sobre la mullida hierba que le ofrecían los labios del río, la besaba y dejaba que la mirada de sus negros ojos se perdiera a lo largo de esas azules aguas.

En ese instante, solo Dios sabe los pensamientos que cruzarían ese corazón herido e ilusionado, pero cualquiera podría descubrir, viendo el débil temblor de las aguas y las lágrimas que asomaban en su rostro, que esa joven era presa de intensas emociones.

Ese trance en el que los recuerdos resucitaban, moría con un suspiro que hería al mismo aire y encogía el corazón del mismo cielo.

Superando ese momento en el que rosas y espinas cobraron vida, tomaba el cántaro y, lentamente, lo vaciaba en esas cristalinas aguas que fueron sus confidentes.

Allí vertía lágrimas y suspiros, besos y sonrisas, allí entregaba todos los secretos sentimientos que habitaban en su alma y que llenaron su fiel cántaro. Una vez vacío, sus negros ojos volvían a pasearse sobre ese lecho nupcial, sobre ese féretro de agua, pero en ellos se dibujaba el alivio: había liberado todas esas emociones que oprimían su pecho, sentía que su alma había quedado limpia, pero sabía que mañana volvería.

Tomó su fino recipiente, lo abrazó entre sus delicadas manos y volvió por el mismo camino que la vio cruzar aquellos días en el que, en su alma, nació y murió lo amado.

Sí, en su rostro volvieron a surgir las sombras, recién fallecidas, de la noche y las blancas luces, recién nacidas, del alba, las enfrentadas emociones que habitaban en su corazón.

Abel de Miguel

Madrid, España

No hay comentarios:

Publicar un comentario